TECATE SOLICITA SER MUNICIPIO EN 1917

German Ramos
Por German Ramos junio 8, 2017 11:36

TECATE SOLICITA SER MUNICIPIO EN 1917

Por Lidia Isabel Díaz Saldaña

“De Partido a Distrito”

Desde 1849, el territorio de la Baja California quedó dividido en dos “partidos”: del Norte y del Sur, Real del Castillo era su capital, posteriormente en enero de 1888 se convirtió a Distrito Norte, cambiándose la cabecera a Ensenada de Todos los Santos. Esta última reconfiguración  tenía de encargado al general Lis E. Torres y el objetivo principal era controlar y vigilar las actividades de las compañías concesionarias de terrenos.

“La dependencia a Ensenada”

Del municipio de Ensenada dependía: Real del Castillo, Santo Tomás, San Telmo, Tijuana, Tecate y El Rosario. Hasta entonces, las poblaciones más importantes eran Real del Castillo y Tecate. A pesar de ello, en 1892 este último seguía siendo considerado como Colonia Agrícola y no como municipio. En ese mismo año se levanta “el primer plano de la Colonia Agrícola de Tecate” y el primer censo del Partido Norte, el cual incluyó el conteo de los habitantes de la sección de Tecate. Con lo anterior, se dio cuenta de la tenencia de la tierra y de la cantidad de población que habitaba en el mismo.

Para el 20 de noviembre de 1915 ya había sido publicado en el Periódico oficial la creación de la municipalidad de Mexicali por parte de Baltazar Avilés, primer jefe político del Distrito Norte, las demás secciones seguían dependiendo de Ensenada. No fue hasta el gobierno del coronel Esteban Cantú que se mostró interés en  agregar como municipios a Tijuana y Tecate.

“Una pesada cadena”

Sin embargo, hasta el 1 de marzo de 1917, se reunieron en Tecate algunos vecinos para justificar la razón de querer volverse municipio, y solicitar su respectivo decreto. Para ello, redactaron una petición al general Cantú, señalando que su dependencia al municipio de Ensenada era como “una pesada cadena”[1], que les impedía tomar sus propias decisiones y por ende, progresar. Ya que, la administración de Ensenada no tenía conocimiento de los problemas, necesidades e intereses de la colonia de Tecate, “perjudicando principalmente a esta colonia y en general a los intereses  Fiscales del “Distrito”[2].

Otra de las razones que usaron para justificar su exhortación, fue que Tecate contaba con el paso del ferrocarril, es decir, estaban conscientes de su estratégica posición territorial, por lo que utilizaron la idea de “progreso” muy presente en la época para convencer a Cantú de que en ellos estaba gran parte de la responsabilidad que concretaría el éxito de la línea ferroviaria.

La minería y la Fábrica de Harinas tambien fueron usadas para justificarse y declarar su capacidad para sostenerse y contribuir al desarrollo del Distrito Norte. En la petición también se propuso el perímetro para el nuevo municipio y se señalaron los ranchos que quedaban dentro del mismo, siendo más de cuatrocientos vecinos, número que cumplía con el requisito para obtener la separación de Ensenada.

“petición aceptada”

Para el 8 de marzo de 1917 Cantú respondió a la solicitud  y expidió un decreto que agrega a Tecate y a Tijuana a las municipalidades del Distrito Norte. Poco más tarde, el 13 de abril de  ese mismo año, se cambió a Mexicali la cabecera del Distrito por el gobernador Esteban Cantú.

“municipalidad suprimida y la crisis de la época”

Para 1920 ya se resentían en el norte las consecuencias del “movimiento revolucionario” en los diferentes actividades económicas. En Tecate, había causado que no pudiera mantener sus gastos presupuestales al Distrito que en la petición de 1917 se había declarado capaz de hacer.

De tal modo que, el día 2 de enero de 1923 se suprimió lo que era la municipalidad por el gobernador en turno, José Inocente Lugo, permaneciendo así hasta el cambio de gobierno del Distrito al general Abelardo L. Rodríguez.

Con todo, los habitantes de Tecate insistieron en su separación, acudiendo a la comprensión de Abelardo L. Rodríguez para que se revocara el decreto, reuniéndose el 1 de diciembre de 1923 para firmar un escrito dirigido al gobernador del Distrito, exponiendo que a pesar de sus esfuerzos para instituirse como municipio, habían tenido problemas con los miembros anteriormente electos  para el ayuntamiento, agregando que “en la pasada ocasión ellos no habían tenido la menor intención dolosa, a excepción de ciertos políticos que habían en ese tiempo que ya no radicaban en el municipio”. [3]

Aunado a eso, en diciembre de 1923, Toribio García recaudador de rentas de Tecate,  se dirigió al licenciado de Antonio Murúa Martínez, secretario general del Gobierno del Distrito Norte informándole que llevaba una solicitud firmada por muchas personas pidiendo que la delegación de Tecate volviera a convertirse en un municipio libre, pues las condiciones de la época habían afectado el desarrollo económico del ex municipio. Toribio agregó que Tecate todavía le costaba más de lo que aportaba y que en el último censo electoral habían acudido menos de 200 personas, y poco más de 50 se presentaron a votar, ya sea porque muchos de ellos se habían ido el lugar por la condición, o por las largas distancias que tenían que recorrer para llegar. En pocas palabras, “lo que habían solicitado el año anterior en el que las condiciones económicas de Tecate eran menos difíciles, revertían en ese momento queriendo afrontar de nuevo su elevación de categoría”[4].

“decreto final”

A pesar de lo anterior, por decreto del Congreso de la Unión, el 15 de octubre de 1925, Tecate junto a Tijuana vuelve a quedar como sección municipal.

Como se puedo leer, esta cambio se fue dando con el paso del tiempo, conforme se iba desarrollando el territorio, pues en un principio siempre estuvo muy abandonado por el gobierno Federal, el Norte del país nunca fue símbolo de prosperidad, la patria quedó condensada en el centro de la Nación.  A pesar de ello, podemos ver desde el ángulo de Tecate, que en esta parte del país “sí estaba pasando algo”, en este caso, en Tecate se estaba generando un interés por convertirse en una municipalidad libre, que pudiera generar iniciativas que respondieran a la realidad de sus propios habitantes y territorio.

 

Referencia: Meade, Adalberto Walther. Tecate, cuarto municipio. Universidad Autónoma de Baja California, 1985, pp.122

[1] Meade, Adalberto Walther. Tecate, cuarto municipio. Universidad Autónoma de Baja California, 1985 p.57

[2] Meade, p.57

[3] Meade, p.73

[4] Meade, p.75

 

Artículo publicado por: Taller de Historia de Tecate

Esta nota tiene 49 visitas

Comenta esta nota
German Ramos
Por German Ramos junio 8, 2017 11:36