MUESTRAN CARIÑO A GIPZEL

Radar Tecate
Por Radar Tecate abril 3, 2018 08:43

MUESTRAN CARIÑO A GIPZEL

Mexicali.-Luego de que su caso se diera a conocer por redes sociales, Gipzel Dailyn Trejo Aguilera, de 8 años, recibió la visita de decenas de cachanillas quienes llevaron alimentos, ropa y dinero para la niña y su familia.

Desde muy temprano en la mañana, familias mexicalenses acudieron al domicilio ubicado en la casa #412 de la calle Totoltepec en el fraccionamiento Rincones de Puebla, cargados con apoyo y cariño para la pequeña, que vive en uno de los puntos más alejados y con mayores carencias de la ciudad.

Entre los donativos que se recibieron se encontraban bolsas de ropa tanto para la pequeña como para vender, despensas y fruta fresca, juguetes, zapatos, mochilas y una caja completa de fresas que fueron una delicia para la niña.

Con notorio entusiasmo y sin perder nunca el sentido del humor ni la alegría, Gipzel salió a recibir a cada una de las personas que acudieron a su hogar a entregar estos donativos, agradeciendo con una sonrisa la bondad de los mexicalenses, sobre todo la de las familias con niños, a quienes recibió con especial alegría.

Además de donativos en dinero o especie, varias personas se comunicaron también con la abuela de la pequeña, María del Socorro, a quien ofrecieron asesoría y apoyo para ayudar a que la pequeña pueda salir adelante.
¿QUIÉN ES GIPZEL DAILYN?

La historia de Gipzel empezó a la edad de 3 meses, cuando la vivienda donde residía con su madre y padre se incendió con ella en el interior, pero fue rescatada por uno de los vecinos.

“El vecino cuando oyó el llanto y vio la lumbre quebró el vidrio y la sacó, si no pues sí se quema”, explicó su abuela María del Socorro.

Luego del incendio la menor fue internada en el Hospital General donde la atendieron y alimentaron para después ser enviada con la fundación Interface en Sacramento, quienes la atendieron durante 6 meses pero no pudieron salvar una de sus manos, que perdió en el incendio.

Como consecuencia de las quemaduras, Gipzel tiene gran parte del rostro y cabeza lleno de cicatrices, además de su oído y mano derecha.

Meses después del accidente, la madre de Gipzel dejó el hogar familiar para vivir con una nueva pareja, y aunque en primera instancia se llevó a la pequeña luego de dos meses regresó y se la entregó al papá, con quien vive desde los dos años en la casa de María del Socorro, quien es abuela paterna de la niña.

En cuanto al padre de Gipzel, a pesar de que durante un tiempo estuvo atado a una adicción a las drogas que dejó secuelas en su persona, sin embargo, la abuela comentó que esto no impide que se preocupe por la niña.

A pesar de las secuelas del incendio, María del Socorro aseguró que su nieta es una niña completamente sana y energética que no tiene ninguna dificultad para realizar las labores del hogar o de jugar libremente como otros niños.

“Ella es feliz, si no tiene pelo o no tiene manita para ella es lo mismo, ella es bien inteligente”, aseguró su abuela, “ella tiene ilusiones de ir a la escuela”.

Sin embargo esto no evitó que la pequeña sufriera discriminación por parte de personas en la calle, otros niños y el propio sector educativo, pues al intentar inscribir a la pequeña en el Preescolar de la zona María del Socorro recibió una negativa rotunda por parte de la directora del plantel.

“Desde que tenía 4 años yo la quise anotar al Kínder para que fuera a la escuela, pero la directora me dijo que le hiciera como le hiciera nomás no”, explicó la abuela, “a la escuela no porque no hay cupo, que le hacen ‘bully’, y yo le digo que el ‘bully’ se lo van a hacer donde sea”.

En la casa en la que Gipzel y su abuela también viven el padre de la menor y uno de sus primos, a quien cariñosamente se refiere como “hermano”, mientras le comparte parte de los regalos recibidos.

Durante el periodo de tiempo que LA CRÓNICA permaneció en la vivienda de la niña, se pudo observar la llegada de una unidad del DIF Municipal, quienes se acercaron a la vivienda con la intención de realizar un estudio sobre el caso de Gipzel y apoyar a su abuela para que pueda inscribir a la niña en la escuela.

Asimismo, la abuela confirmó a este medio que ya hubo comunicación con personal del Sistema Educativo Estatal (SEE), quienes se comunicaron con la familia para revisar el caso de la pequeña

DATOS

•Los donativos para la pequeña y su familia pueden ser entregados en su domicilio en el #412 de la calle Totoltepec en el fraccionamiento Rincones de Puebla.

•La menor utiliza ropa talla 8 ó 10 y zapatos del número 12 americano.

•El número de contacto de la señora María del Socorro, abuela de la menor, es 6861318018

Esta nota tiene 147 visitas

Like
Radar Tecate
Por Radar Tecate abril 3, 2018 08:43