HISTORIA DE LA RUMOROSA, LA SIERRA MISTERIOSA X

German Ramos
Por German Ramos octubre 25, 2013 17:36

HISTORIA DE LA RUMOROSA, LA SIERRA MISTERIOSA X

Décima parte\r\nErnesto Sosa Rocha\r\n\r\nTestimonio de la recién inaugurada Cuesta de Picachos\r\n\r\nPoco después de inaugurado el Camino Nacional en 1918, contrataron al señor Valente Moreno, antiguo soldado que llego´ a Baja California en 1911 junto con el coronel Esteban Cantu´. En este trabajo también participo´ el señor Santiago Sanchez Alvarado, quien recordaba: ¨ Mi cuñado Valente Moreno era el encargado de mantener el tramo del Centinela a La Rumorosa; revisaba si algo andaba mal. Cuando había lluvias y algo de deslaves o derrumbes, el se encargaba de arreglar, a veces con dos o tres hombres, emparejaban con pura carretilla, picos y palas; en ese tiempo no había mas. Cuando andábamos en la cuesta poníamos una carpa en medio de la curva, cerca de un aguaje que le decían ¨la víbora¨.\r\nMi hermana era la encargada de hacernos la comida y nosotros caminábamos para revisar si algo andaba mal. La cuesta era un camino muy peligroso, en partes muy empinadas. La bajada empezaba al norte del poblado, no donde es ahora; estaba muy empinada, iba faldeando el cerro y terminaba en el Cañón de Llanos. Allí había mucha piedra, piedra tan grande que todos los rines de los carros se enchuecaban.\r\nEl camino era muy angosto , no cabían 2 carros, solo en las curvas había espacio para que un carro se hiciera a un lado y el otro pasara; por eso cuando se avistaban dos carros, el que iba bajando caminaba hasta donde hubiera modo de hacerse a un lado para que el otro pasara.\r\nLos carros debían estar en muy buenas condiciones para poder subir, porque se hacían como 5 horas de Mexicali a Tijuana, tenia uno que llevar lonche para viajar allí.\r\nDespués de trabajar en el camino me fui al Centinela. Estuve cuidando la maquinaria que quedo´, porque allí estuvo el campamento grande; tenían mucha pólvora, tenían un polvorín en un túnel y ahí guardaban la pólvora que quedo´. Esteba la caballeriza grande, había mucha mulada y caballos; estaba la maquinaria, fresnos (para raspar jalado por caballos) que usaron cuando hicieron la carretera.\r\nMoreno era el encargado de cuidarla, pero yo me quedaba solo cuidando porque el se venia diario a Mexicali por el agua que se le daba a la gente que pasaba. El gobierno tenia tres tanques con ruedas y se jalaban con dos mulas, y mientras iba y venia siempre había uno lleno en el campamento, porque allí empezaba La Salada, y yo lo que hacia era darle agua a la gente. Pasaban pocos carros, pero mucha gente viajaba a caballo. El ejercito pasaba a pie, no tenían carros; la tropa pasaba a Ensenada o a Tijuana o venían de allá, y los soldados traían a sus mujeres y chamacos y yo les daba agua. También cargaban agua en lo que podían para pasar el desierto. A veces se quedaban a dormir allí. \r\nHabía otro campamento en el Cañón de Llanos, pero aquel era chico; en el del Centinela estaba todo y yo lo cuidaba. No había ninguna otra caseta ni nunca se cobro´ nada, ni por el agua ni por los carros. Se cuidaba el camino y a veces el mismo gobernador lo recorría para vigilar que estuviera en buenas condiciones¨.\r\nEutimio Lopez Portillo ¨el mocho Obregon¨ funesto personaje que por su similitud por la falta de un brazo como el general Obregon, originario de Santa Rosalia, B.C.S., llego´ a Mexicali en la época del coronel Cantu´, la perdida del brazo fue por un accidente y no obstante era común encontrarlo en la Cuesta de Picachos, era el padre de todos los chóferes de carga o tractores, no había rival en el volante en rapidez para bajar y subir, batió todos los récords de Mexicali a Tijuana, sus conocimientos en mecánica eran amplios y fue el único que pudo manejar el famoso camión del coronel Cantu´ con el motor volado marca Coleman y fundador del campo maderero ¨Sierra de Juarez¨.\r\nCuando Cantu´ termino´ el Camino Nacional, se vengo´ de los norteamericanos de igual manera, solicitándoles placas nacionales a los norteamericanos cuando circularan de este lado, no cabe duda que el coronel Esteban Cantu´ tenia los tamaños al igual que el general Lázaro Cárdenas. Nunca se amedrento´ ante los gringos, y sinceramente esos son los hombres que necesitamos como gobernantes actualmente, visionarios y enérgicos en sus convicciones.\r\nEsta cumbre de Picachos, en su ruta de ascenso, llego´ hacer de las mas espectaculares de la península y de todo el norte mexicano, fue admirada en todo el mundo por haber sido hecha por titanes. Lastima que no se conserve como un monumento histórico.\r\n ernestomexicali@hotmail.com\r\nmexicalisismico@gmail.com\r\n

Esta nota tiene 13 visitas

German Ramos
Por German Ramos octubre 25, 2013 17:36